Las fiestas de San Ramón Nonato pasadas por Agua

Este año parece que el clima le ha jugado una mala pasada a los celebrantes del Santo San Ramón. El agua ha estado incesante y no para de llover. El fin de semana del 28, 29, y 30 Agosto el agua cayó y cayó afectando la afluencia de público con concecuencias en el comercio local, especialmente aquellos tramos que se instalaron alrededor del parque.
 
Desfile de carretas durante las celebraciones de San Ramón Nonato

El desfile de carretas estuvo bien, pero no así la presencia de público, y esto ha calado tremenda publicación en los trameros del parque, sobretodo porque la Casa Cural ahora (seguro muy necesitada de recursos frescos) ha cobrado sumas elevadas a los ya famosos tramos de comidas, bebidas, y artesanías. Los precios que pusó la Casa Cural andan por los 250,000 colones, lo cual fue para muchos emprendedores una gran piedra en el camino. Sin embargo algunos han negociado logrando una rebaja considerable para poder instalar su venta de comidas.

Esta idea de los tramos nació hace unos 7 años cuando se pensó en que cada distrito tuviera una representación en el parque vendiendo comidas y artículos originarios de cada distrito. Así Piedades Norte ofrecía productos de los trapiches de caña, distritos como Volio y Concepción ofrecían picadillos y platos elaborados con raíces, y Piedades Sur ofrecía carnes. Sin embargo, por falta de organización y liderazgo interno la idea de que cada distrito tuviera su representación se cayó y hoy en día han sido empresarios pequeños que se han dedicado a instalar su tramo.   

Las fiestas de San Ramón han crecido y han madurado con cada año que pasa. A diferencia de las fiestas Cívicas de Palmares, están son más orientadas a las creencias religiosas, culturales y con gran arraigo en los valores autóctonos de un pueblo trabajador y que aspira en convertirse en un ejemplo para la sociedad costarricense. Gracias a los esfuerzos de los líderes locales estás fiestas son únicas en el país. La entrada de los Santos es sin lugar a dudas un evento único que pone de manifiesto la importancia de mantener vivos el folclor y las creencias religiosas. La tradición ha sobrevivido y hoy en día es esperada como una oportunidad de darle gracias al creador por la belleza geográfica, cultural y social del cantón de San Ramón. Recuerdo hace casi 30 años cuando las vecinos se organizaban para adornar el paso del Santo del distrito. Flores, aserrín, cal, y pintura eran los insumos que junto con la imaginación de las señoras del barrio llenaban las calles de colores y figuras únicas que daban tremendo colorido, respeto, y agradecimiento al paso de la Virgen o Santo de cada distrito. Seguimos celebrando esta tradición que nos mantiene unidos y con gran arraigo en el cantón más lindo de Costa Rica. Viva San Ramón!

Comments are closed.