No se pudo, pero salimos con la cara en alto!

El partido. Cuando Ignacio Quesada enfrentó al meta Adrián DeLemos creí que la suerte estaba echada a nuestro favor. Su remate salío débil, a la derecha del arquero…parecería que la bola entraría pero oh sorpresa! Pegó en la raíz del palo, rebotó por toda la línea de meta y de nuevo Quesada trató de centrar pero ya nada pasó. Fue ese momento que tuvo la ADR para poner en verdaderos aprietos al CSH. Fue ese el momento que quedará en mi memoria. Qué hubiera sido si la bola hubiera entrado! Era un 3 a 1 que parecía inconcebible ante una afición Herediana que ayer se dejó llegar al reducto rojiamarillo. Pero no fue así, después de esa jugada vino el gol Herediano que puso una lápida a los deseos Ramonenses, que ya no tenía piernas para seguir corriendo. Las imágenes de Repretel así lo mostraban.

Gran labor poeta. Ese fue mi percepción. Luchó sin bajar los brazos. A pesar de ir cuesta abajo por un dos a cero global supo aprovechar el error Herediano para empatar el partido y luego un gran jugada, poner el 2 a 2 global. Hombres como Warren Granados y Davis se partieron el alma ayer. Ya hacia el final no tenían piernas para seguir con el equipo al hombro. El Rocky Cordero hizo lo suyo. Después de haber vestido 8 camisetas diferentes en primera y 17 años desde su debutó en la máxima categoría, puso su experiencia como estandarte para colaborar con la causa ramonense. Alejandro Sequeira tuvo que salir temprano. Su lesión fue impotencia según declaró a Monumental. “Quiero seguir, pero en estas condiciones no se puede y estoy jugando para el equipo y no para mí”. Bien dicho y entró el cambio.

Qué partido! Creo que el balance de esta partido refleja mucho lo que fue la temporada poeta. Se empezó perdiendo, con olor a descenso. Luego el equipo tuvo un respiro enorme donde tumbó dentro y fuera de su patio a los grandes de este país: Saprissa, Liga Deportiva Alajuelense (LDA) y al mismo Herediano lo venció dos veces, igual que a la LDA. Ese remate en el palo quedará como el clímax de la temporada ramonense donde se pudo hacer más, pero simplemente no pasó. Fue una temporada de ensueño para el cantón poeta, desde el año 1978 no se vivía algo así.

El futuro. Queda ahora el análisis, las contrataciones, el futuro del club. Esta señora Carmen de verdad tiene los pantalones puestos. Las cosas le han salido muy bien. Campeonizó al equipo en segunda y lo ha solidificado en primera división donde hoy no es más el asme-reir de la primera. Todavía hay mucho que hacer. Tiene la dirigencia ramonense la gran tarea de consolidar la estrategia para que el equipo se logre sostener en primera y este en ese grupo de 5 o 6 equipos que siempre dan de que hablar. San Ramón lo tiene todo en su favor. Una gran afición, muchas promesas y valores como semillero, distancia adecuada de la capital para atraer jugadores de experiencia. Es la junta Directiva y su presidenta que tienen la gran labor de no dejar caer al equipo y seguir con el proceso. Quiero ver a una ADR fuerte, que gane en casa (ojas que el gran problema de esta serie final fue haber perdido el partido en casa), que mantenga su base de jugadores nuevos que lo dan todo, que haya un proceso de producción de valores, que pueda contratar a jugadores experimentados que den el ejemplo, y que de verdad se haga un proceso sostenible. Ese es el reto para la Junta Directiva. No nos defrauden!