Aun en plena construcción y ya se ve el impacto ambiental de nueva carretera a San Carlos

En recurrido que se hizo el Domingo 8 de Agosto del 2010, se puede observar como la construcción de la carretera a San Carlos está dejando una enorme huella al medio ambiente en el sector de Volio, San Ramón.

Puente en construcción sobre el río Barranca, Volio San Ramón. Detrás se puede ver un parche de bosque natural
Puente en construcción sobre el río Barranca, Volio San Ramón. Detrás se puede ver un parche de bosque natural

El gran volumen de tierra que se tiene que remover ha facilitado enormemente la erosión de los terrenos aledaños a la carretera. Los taludes que la maquinaría ha construido se notan sumamente erosionados y además en algunos taludes mayores donde hicieron terrazas se nota como estás no han soportado el accionar del agua torrencial en movimiento. Parte también del problema es el nivel de deforestación que tienen los terrenos alrededor de la carretera. Al no existir vegetación que ayude a absorber el agua torrencial o al menos detener el movimiento de está, el agua corre libre y ocasiona severos daños como los que se observaron en el recorrido. Si bien es cierto, la empresa constructora hace los esfuerzos para abrir el camino no se sabe a ciencia cierta si dentro del presupuesto de construcción se han considerado estudios técnicos para evitar deslizamientos sobre la carretera y también disminuir la erosión por aguas torrenciales o de lluvia.

El problema de erosión y su impacto en la calidad de los suelos, la contaminación de nacientes de agua, y la misma vida humana ha sido estudiado profundamente a nivel mundial. Hay muchos estudios existen pero no se sabe si los que planearon esta obra han consultado estos estudios y tratado de ajustar los modelos de erosión y control de esta al diseño específico de esta carretera. Si este fuera el caso, por lo que se ha podido ver el control de erosión no está funcionando. Habría que esperar a ver el proyecto terminado y como la empresa constructora, fiscalizada por el gobierno, desarrolla el control de erosión por medio de diferentes mecanismos y técnicas. Por lo pronto, se nota como las aguas torrenciales en la zona erosión el suelo llevando sedimentos a las quebradas y ríos de la zona así como a las tomas de agua aledañas.

talud-terraza
alud con terraza. Aqui se puede observar la erosión del talud. Los sedimientos son arrastrados a la quebrada en el fondo del cañón

Hoy en día se tiene la experiencia de la carretera a Limón o ruta 52 donde los derrumbes con constantes. Aun con la presencia de bosque en esta carretera, los deslizamientos son constantes. En el caso de la nueva carretera a San Carlos por lo visto durante este recorrido el problema potencial sería aun mayor en aquellos sectores que no hay vegetación que ayude naturalmente a disminuir el impacto de la erosión. Si el presupuesto de esta carretera no cuenta con un mantenimiento adecuado para evitar o disminuir deslizamientos muy probable se tenga otra carretera de la muerte en clara amenaza de la vida humana así como el medio ambiente alrededor de la misma. Mientras el gobierno costarricense corre en la búsqueda de los $101 millones faltantes (La Nacion) del proyecto, la empresa aun se mantiene en el proyecto. Sin embargo un empleado de la constructora (identidad protegida) reveló que el Viernes 6 de Agosto alrededor de 50 empleados de este proyecto fueron notificados de su despido. El empleado entrevistado no preciso si las notificaciones de despido se deben a falta de fondos o la poca productividad del proyecto durante la estación lluviosa.

talud-deslizamiento
aso a desnivel en construcción, Alto Villegas, San Ramón. Aquí se puede notar como este talud ya se está erosionando.