Retos de San Ramón a la Luz de la Segunda Ronda Electoral

Recién pasada la primera ronda de las elecciones del 2014 el cantón, así como el resto del país, se prepara para la segunda ronda que será en Abril. Dos candidatos con un pasado compartido que hoy se disputan la presidencia de Costa Rica. El candidato oficialista debe trabajar duro para lograr pellizcar más votos en el cantón que vio nacer a Liberación Nacional. Sin embargo, el cantón hoy dista mucho de la creencia que es un cantón verde y siempre fiel a Liberación Nacional.

DSCF1133

La demografía del cantón hoy es muy diferente y distante de aquellos tiempos de persecución y metralla. Ya muy pocos recuerdos quedan de la guerra de 1948 y como muchos de nuestros abuelos fueron correteados por los mariachis y viceversa. Hoy el cantón se ha convertido en una ciudad con una identidad mixta donde la historia del mismo se confunde entre nuevas caras y un estilo de vida muy distante al que se solía tener. Tanto así que muchos usan a San Ramón como una ciudad dormitorio. Miles de moncheños viajan cada día hasta la parte este del valle Central donde los espera su lugar de trabajo. Para el cantón la problemática del empleo continua siendo un aspecto crítico y aunque mucho se ha rumorado que el cantón podría convertirse en un eje industrial, esto es sólo una idea para atizar las tertulias de las tardes o acompañar los tragos del fin de semana.

Para lograr este ansiado eje industrial, primero que todo se necesita una vía de transporte de clase mundial que conecte el aeropuerto con San Ramón y esto aun son puras especulaciones. Resuelto este enorme escollo, se puede empezar a vender la idea de que en San Ramón hay calidad humana de alto nivel para suplir una potencial demanda laboral e integrar con el posicionamiento que ya tiene el cantón. San Ramón ya tiene cierto camino recorrido al contar con la sede de la Universidad de Costa Rica, la Corte de Justicia y el Hospital Carlos Luis Valverde Vega. Además la carretera a San Carlos desembocará en las proximidades del cantón. En los planes de los políticos de turno no se ha indicado algún proyecto-cantón a 20 años plazo donde se amarren estas ideas y realidades que son fundamentales para encarar el futuro del cantón en el mediano plazo.

Otros aspectos que siguen dando que hablar en San Ramón es la seguridad ciudadana que de alguna forma está relacionada con la creciente presencia de grupos narcos reconocidos mundialmente en San Ramón. Se ven a flor de tierra los símbolos de posibles negocios poco transparentes como inversiones brutales en terrenos, construcciones atípicas, lujosos autos, y el aumento de inversiones en actividades de ocio extravagantes. La gente que suda a diario para ganarse el sustento no se explica como existen cientos de estos individuos que poseen tanto poderío económico. Muchos sólo atinan a hacerse de la vista gorda y continuar su faena diaria sin meterse en mucho enredo. Otros muchos ya los agarró la teleraña del narco y no tienen marcha atrás.

Por otro lado, el pueblo moncheño está recibiendo presiones ambientales muy fuertes para la prestación de servicios públicos como alcantarillado, agua potable, y manejo de deshechos. Pero igual, por ningún lado se ha visto una propuesta que garantice el avance sostenible del cantón hacia los próximos 25 años. El incremento de la población ha influido enormemente en la tenencia de la tierra, y la masiva construcción de lotes para vivienda en terrenos laderozos representan un verdadero peligro para la vida humana, los suelos, los caminos y los ecosistemas. Igual, el gobierno local parece estar más interesado en maquillar su labor ofreciendo eventos culturales que no tienen mucho arraigo con la historia del cantón.

La decisión del pueblo ramonense en la segunda ronda electoral debe reflejar una perspectiva sin sesgo que demuestra que se dado un proceso de reflexión crítica de como el próximo presidente del país estará influyendo en el futuro del cantón. Es difícil cuando las decisiones y política de desarrollo queda en mano de los gobiernos y los diputados locales pero así como el pueblo de Occidente triunfo y logró desbaratar el intento de la carretera por concesión a OAS, ahora igual puede unirse en el sufragio y exigir que el desarrollo económico, social, y ambiental del país incluya al cantón y en general la zona de Occidente en sus planes políticos. Aun hay tiempo.

Concesión de carretera a San Ramón: Hora de responder a cuestionamientos

Después de ver el debate en Canal 7 entre Pedro Castro, Ministro del MOPT y Paul Brenes, representante de Foro de Occidente, se habrán nuevas dudas sobre el proceso de concesión de esta obra pública. Despejar estas dudas quedará en manos quizás de la Asamblea Legislativa como único ente gubernamental no-parcializado, aunque ahí podría también salir algún señor político interesado en mover el proyecto sin aclarar las dudas.

Carretera actual por el peaje de Naranjo
Carretera actual por el peaje de Naranjo

El principal argumento del Ministro fue dejar “claro” que el proyecto San José-San Ramón (57.8 km) es diferente a la ruta 27 o la carretera Cañas-Liberia (50 km). Primero, porque los costos dice el ministro son muchísimo mayores ya que según él, hacer pasos a desnivel es muy caro. La carretera Cañas-Liberia, financiada con un préstamo BID, está siendo hecha a 4 cuatro carriles, con espaldones, e incluyendo la ampliación de puentes. Este carretera tiene una distancia muy similar a la que hay entre San José-San Ramón, sin embargo los costos son muchísimo menores ($250 millones). Por otro lado, se hizo la comparación entre los trayectos San José-Santa Ana, y San José-Aeropuerto (14 kilómetros) y la diferencia en los peajes es casi de tres veces más caro en el segundo trayecto. Finalmente se indicó que el costo original era de $250 millones y al recalcular el presupuesto se duplicó (más de $550 millones de dólares) y esto inició también un cambio en el cálculo de las tasas de peajes que pasaron de $1.9 a $3.88 (tres veces más). Aquí de nuevo queda la duda del porque las tasas de peaje se triplicaron si el costo sólo se duplicó. Todo esto no tiene sentido lógico, económico, mucho menos social. Sin embargo para el Ministro, la concesión San José-San Ramón es diferente (aunque no se demostró cómo) y cuesta más.

Continue reading